Barcelona, 15 de noviembre de 2007

 

Señores, en esta carta, venimos a hacerles patente y conminarles a replantearse su posición respecto a la muerte de Carlos Palomino, a manos de Josué H el día 11 de noviembre de 2007.

 

La trágica pérdida de una vida tan joven es un hecho atroz que anula cualquier argumentación o excusa para derivar la responsabilidad que las autoridades pertinentes tienen por no haber evitado el incidente. Y esas autoridades son ustedes: el consistorio de la villa de Madrid y la delegación del gobierno. Ustedes, que han permitido la manifestación de grupos de evidente corte neonazi, de probada reputación violenta y xenófoba. Ustedes, que han permitido una manifestación absurda a todas luces: CONTRA LA INMIGRACIÓN!! Nosotros, los españoles, hemos sido inmigrantes en otros países a millones, y la verdad, no creo recordar ningún ayuntamiento francés, suizo o alemán que promoviese un acto contra nuestra presencia allí aunque a título individual expresasen su xenofobia.

 

De todas maneras, huelga cualquier ulterior disertación  ante un hecho tan violento y evitable. Evitable por su parte, obviamente, porque tanto Carlos como los grupos antifascistas que se contramanifestaban expresaban el rechazo de un amplio sector de la sociedad. Esto viene sobradamente demostrado por el apoyo y solidaridad que recibe la familia y la plataforma antifascista a la que pertenecía Carlos desde sindicatos, intelectuales, partidos políticos y otras asociaciones cívicas.

 

Lo peor de todo esto es que la muerte de Carlos para ustedes no parece significar suficiente prueba de cómo deberían cambiar las cosas, dado que según parece piensan seguir autorizando manifestaciones de este tipo. Esperamos que rectifiquen y que depuren responsabilidades. Si por algún sitio se rompe España, tal como dice el PP, es por este tipo de acciones. Nuestros predecesores, nuestros abuelos, los que nos han legado durante la segunda república, de una ética de desarrollo responsable en la libertad (y siguen vigentes sus ideas) NO INICIARON UNA GUERRA CIVIL, fueron elementos como Josué y los que los mandan por detrás de él quien quieren una España sometida por el terror y la violencia, esto es una España ROTA.

 

Y por favor, no intenten manipular los hechos por los medios de comunicación, no se trataba de lucha entre bandas radicales y los unos eran peor que los otros. Cualquier progresista se hubiese puesto en el lugar de Carlos ante la sinrazón de una manifestación como la que querían llevar a cabo ese grupo neonazi. Cualquier ser humano hubiese clamado contra una agresión a los derechos humanos como es la xenofobia y ningún ser humano medianamente sensato entiende que se respalden actitudes xenófobas desde estamentos gubernamentales a estas alturas de la historia.

 

Si ustedes no cambian, tengan por seguro que la verdad y los hechos tienen sus consecuencias y la historia (ya no la escrita si no el devenir del tiempo) nos pondrá a todos en su sitio. Sin otro particular, les saluda atentamente

 

 

 

Daniel Sánchez