Mujer feminista, negra e hija de la favela. Así se definía Marielle Franco, la quinta concejala más votada en las pasadas elecciones municipales de Río de Janeiro (Brasil), celebradas en 2016. Este miércoles, Franco fue asesinada en el centro de la ciudad tras participar en el debate Mujeres negras moviendo estructuras.

La policía de Brasil encontró nueve balas en el lugar del crimen. Los asesinos habrían disparado desde un vehículo al automóvil en el que circulaba Marielle Franco. En el atentado también falleció el conductor que acompañaba a la activista. Su asesora, Fernanda Chaves, sobrevivió al ataque.

“Marielle Franco es reconocida por su histórica lucha por los derechos humanos, especialmente los de las mujeres negras, habitantes de favelas y periferias, además de la denuncia de la violencia policial. No pueden caber dudas sobre el contexto, motivación y autoría del asesinato”, ha denunciado Amnistía Internacional (AI) en un comunicado urgente.

Hace dos semanas, Marielle Franco fue elegida relatora de la Comisión de Investigación sobre la Militarización de la Seguridad en Río de Janeiro. El objetivo era revisar la intervención federal que el presidente Michel Temer aprobó en enero y que concede el control completo de las Fuerzas de Seguridad del Estado al Ejército. A través de esta medida, el Gobierno otorgó carta blanca al general Braga Netto contra el crimen organizado. “Consideramos que es una medida inadecuada y extrema que pone en riesgo la vida de la población”, denunció Jurema Werneck, directora de AI Brasil. Esta ONG es una de las múltiples organizaciones que están denunciado la violación de los derechos humanos derivada del despliegue militar, muy presente en las favelas.

Como revisora de la intervención militar, que pretende extenderse hasta finales de este año, Franco denunció el pasado fin de semana una acción policial en la favela de Acari. “Tenemos que gritar para que todos sepan lo que pasa. El 41° Batallón de la Policía Militar de Río de Janeiro está aterrorizando y violentando a los habitantes de Acari. Esta semana dos jóvenes fueron asesinados y tirados en una alcantarilla. Hoy la policía caminó por las calles amenazando a los habitantes. Sucede desde siempre pero con la intervención militar se puso aún peor”, denunció la concejala a través de las redes sociales.

En una entrevista concedida a esta periodista en 2016, Marielle Franco destacó la necesidad de “ocupar la política y no dejar que hagan leyes por nosotras”. En aquellas elecciones municipales, las mujeres apenas ocuparon el 13% de los cargos. “Yo vivo e imagino la ciudad a partir de mis vivencias personales, subyugadas como la mayoría de mis similares por nuestra sociedad machista, racial y desigual“, lamentó la concejala, formada en Sociología en la Pontificia Universidad Católica de Río.

Habitante de la favela de la Maré, una de las mayores de Río de Janeiro, esta mujer coordinaba desde 2013 la Comisión de Derechos Humanos de la Alerj (Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro) hasta que salió elegida concejala por el PSOL (Partido Socialismo y Libertad). Militante por los derechos de la población negra y de las mujeres, cumplió su deseo de acceder al discurso político, en el que su papel se hizo aún más clave frente al retroceso conservador en Brasil, según ella misma afirmó.

“La actuación de Marielle como concejala y activista de los derechos humanos enorgullece a toda la militancia del PSOL y será honrada con la continuidad de su lucha. No podemos destacar la hipótesis de crimen político, o sea, una ejecución. Marielle acababa de denunciar la acción brutal y truculenta de la Policía Militar en Irajá, comunidad de Acari. Exigimos la investigación inmediata y rigurosa de este crimen repugnante. ¡No nos callaremos!”, publicó la Ejecutiva Nacional del partido. En señal de luto, centenares de personas pasaron la madrugada bajo la lluvia frente a la sede del PSOL, que ya ha anunciado manifestaciones convocadas para este jueves en ocho ciudades brasileñas. El cuerpo de

“Hoy, nuestra esperanza se resquebraja un poco. Una mujer, negra, madre, defensora de la igualdad y nacida y criada en la Maré fue derribada”, afirmó en un comunicado el frente de Mujeres del PSOL. “A todas las mujeres guerreras que sueñan y hoy están inconsolables: ¡transformemos nuestro dolor e indignación en lucha!”.

Article publicat a lamarea.com


Militant